¿Y si no tenemos un plan B?

CEnlace al audio

Como muchos otros, soy hijo de un operario de Opel España (hoy PSA) una empresa potente que ha generado cientos y cientos de puestos de trabajo, directamente o indirectamente mediante empresas que trabajan para la misma. Soy de esa generación que desde pequeño oía esa frase de “buah si se va la Opel estaremos jodidos” u otra como “bueno, si se va, que tarde muchos años”.

Siendo ciertas las dos frases anteriores y esperando que tarde realmente muchos años en irse PSA (aunque para los de aquí siempre será “la Opel”), la opción de que se fuese siempre ha estado o está ahí presente, nos guste o no. ¿Qué le pasaría a nuestra comarca y buena parte de la provincia? Es más que evidente que tanto para nuestra comarca, la provincia entera y cómo no, para Aragón en su conjunto, sería “una HOSTIA” de tal magnitud que no podemos imaginarnos lo que supondría.

Sinceramente no quiero hablar de cuántos años le quedan a PSA aquí, que espero que sean muchos; lo que me preocupa es si tenemos o no un plan B. ¿Realmente pensamos que en estos momentos tenemos alguna posibilidad de amortiguar ese golpetazo prácticamente letal a nuestra comarca? ¿Qué pasaría con todas las familias de los 6000 trabajadores de PSA y los 15000 (desconozco números exactos de trabajadores, son números gruesos) que trabajan indirectamente para PSA? Realmente no queremos pensar en la catástrofe que sería, y estaría bien reflexionar y no (permitidme la expresión) hacer como el avestruz: meter la cabeza bajo tierra y esperar que duela poco.

Estas líneas son una invitación a la reflexión de cada lector; yo quiero exponer una posible alternativa a la automoción y repito que NO estoy en contra de PSA ni de las empresas que trabajan para ella (para que nadie tenga dudas), son muchos amigos y conocidos los que trabajan allí. Cuando hablo de alternativas es de buscar empleo distinto para poder absorber si hipotéticamente pasara semejante catástrofe.

¿Dónde pienso que está la clave? Pues en el CAMPO. Algunos me diréis ¿pero estás loco, otra vez vamos a volver al campo? Pues llamadme loco pero sí, creo firmemente en esa posibilidad. Pero no me refiero en volver a plantar para casa o vender alguna cosa; yo apostaría claramente por la trasformación directa del producto, por supuesto un producto que se haya cultivado aquí. Tenemos ejemplos cercanos que nos pueden servir de idea, ya sean los vinos de la Rioja, el champiñón de la Rioja o los espárragos de Navarra.

Aunque sé que hay algún ejemplo aquí en Aragón como las diferentes bodegas de vinos que tenemos en nuestro territorio, he puesto ejemplos de sitios cercanos a Aragón donde hay una apuesta fuerte por la trasformación y su legislación está encaminada hacia ello.  La producción de champiñón en la Rioja es un claro ejemplo.

No nos engañemos, que somos muy dados a hacernos trampas al solitario; en nuestra comarca tenemos tierra, sol y agua, cosa que no todos pueden decir, solo hay que empujar para que las administraciones superiores (que son las que pueden empujar para que esto pase) se lo crean de verdad.

He de reconocer que hay más alternativas como las energías renovables o las telecomunicaciones pero… ¿estas alternativas alcanzarían a absorber tantos puestos de trabajo? Apostar por el cultivo y la trasformación de alimentos son empleos sostenibles en el tiempo y sólo hay que pensar que comer hay que comer todos los días (al menos en la teoría).

¿Pero qué podemos trasformar? Pues de todo lo que puedas imaginar; yo conozco a pequeños productores que se hacen con sus propios productos tomate en conserva, crema de calabaza, borraja en conserva, zumos o mermeladas. Si hay pequeños productores que lo hacen sin tener un “camino llano” imaginad si tuviéramos una “autopista”, si realmente se apostara por que Aragón fuera puntera en exportar hacia Europa (mercado más próximo y grande) ya sean productos frescos o transformados, ya que no es incompatible hacerlo por separado.

En otros puntos de Aragón donde no existe una dependencia tan fuerte de una multinacional como PSA sí que se ven proyectos interesantes con exportaciones pero creo que las administraciones deben de crear mucho músculo para que seamos potentes en todos los ámbitos agroalimentarios.

Evidentemente si esta apuesta se llevara adelante y no se fuese PSA, se podría crear bastantes puestos de trabajo y si no  se llega a absorber con gente de la comarca pues sería fácil que gente de comarcas cercanas o de la misma capital pudieran trabajar también, si existe una gran demanda de empleo puede ser un factor interesante para que los pueblos no se queden sin gente, que ese es otro tema muy amplio de hablar.

Seguramente a mi propuesta se le pueden dar muchas vueltas, no he querido desarrollar mucho la idea, ya que, ésta en sí no era lo importante. Lo importante es ver si somos o no capaces de “crear o apostar” por una alternativa real al mundo del motor, no tener esa gran dependencia y tener ese “amortiguador” que también puede ser una herramienta de creación de empleo sostenible y de calidad.

Desde aquí os animo a que le deis una vuelta a lo que he querido exponer; seguramente os saldrán también vuestras alternativas, ideas que seguro que son buenas también. Y si os salen (que seguro que sí) yo ya me doy por contento, porque habré conseguido mi propósito.

Compartir en

Deja una respuesta