La posmodernidad TO

CEnlace al audio

Me encantan los títulos. Si pudiera*, a esto que titulamos la posmodernidad, le pondría un subtítulo: los últimos golpes del Torete.

Yo he sido siempre un tipo que no ha tenido la menor idea de coches. Por eso me daba envidia cualquier tipo que con una pastilla de jabón y una pila de petaca hacía rancar un coche.

Yo no me complicaba la vida o me compraba un coche. O hacía renting o leasing o lo que tocara.

Esta semana he pillaú un coche de segunda mano. Tiene los cristales oscuros, no se pueden bajar las ventanillas de atrás y los anteriores dueños se habían dejado dos gafas de sol bien pintonas.

Si ves en tu pueblo un pavo con gafas oscuras, que va a entrar al banco, no me saludes. Soy yo y voy a cometer un atraco. Luego saldré haciendo trompos hacia una carretera secundaria.

La posmodernidad era esto.

*Nota aclaratoria de la dirección:
Los miembros de la redacción, como es normal, no han tenido, tienen, o tendrán prerrogativa alguna que les permita siquiera soñar con poner subtítulos a sus propios textos. ¿A dónde vamos a llegar? ¡Se les da la mano y te acaban montando una ONG! Esto es un periódico serio.

Compartir en

Deja una respuesta