El bar del Carlos

Recapitulando

Han pasado muchas cosas estas semanas y nos va a ser imposible recopilarlas todas con precisión. Así que, si no les importa, hemos decidido ir al grano.

El director ha comprado un aparatoso instrumento donde va colgando estas líneas que usted lee ahora mismo con pasión. El Manuel, el hijo del Víctor, que es muy artista, nos ha hecho hasta la portada. El Carlos está convencido que de aquí sale un “bestseller” de esos y que no está bien privar al resto de su distinguida clientela de tan alta literatura.

Y pasó lo que tenía que pasar. Que aquí la clientela vamos a turnos, y los que solemos escribir somos del turno de tarde. El Félix, que es un tipo bonachón que a veces dobla turno, nos ha pedido que quería salir, así que ya tienen aquí a otro personaje esencial en la vida de los de “mantenimiento”. El Ángel también dobla turno, su mujer no, su mujer es del turno nuestro porque trabaja en la tienda del Perico. Al Ángel le gusta a veces arreglar cosas del bar, digamos que es el encargado del mantenimiento del local. A su mujer, la Pili, le gusta el vino blanco y salir a fumar y charrar con los parroquianos a la puerta. Al ofrecimiento de salir en estas líneas, el Ángel contestó:

  • Yo por donde voy a salir es por la puerta.

Dicho esto, no está de más decir que lo más importante que ha ocurrido estos días es la Semana Santa.

La semana anterior nos regalaba la noticia el director de que había comprado una brasa de esas que tienen piedra volcánica. Va con gas y, como tiene al butanero en nómina, no le ha resultado gran esfuerzo ponerle los chicles y esas hostias de butanero. El resultado del primer día es óptimo. Panceta, chorizo y salchichón. También cenó el July. El July es un alumno de intercambio que viene por las tardes y al que le da clases de español el Paco. El que se cabreó el día de la brasa fue el inspector porque, dice, no le enviamos la invitación formal como se hace en estos casos en la administración. Por si acaso le hemos echao la culpa al Víctor y ya se arreglará él con la sanción de la dirección provincial.

Lo de la Semana Santa ha sido de escándalo. Después de dos años sin tocar, ni el Santi se la ha querido perder, y ha estado por allí rondando a ver qué pasaba. El Domingo de Ramos se armó la de Dios y tuvimos que dejar el local para que entraran los jóvenes aunque, es muy probable, casi ninguno de ellos volverá por allí hasta el año siguiente.

Como hecho a destacar, la Inés, que es prima de la jefa de estudios, está ahora de jefa de estudios adjunta, para encargarse de los que van a la educación de adultos porque, parece ser, se los maneja muy bien. Es buena chica y a los alumnos nos trata con mucho tacto. Tras la tempestad ya tenemos el tajo limpio y da gusto sentarse en tu banqueta, en tu rincón preferido o leer el periódico al estilo del Canillas, relajados a la sombra de un café. Con el cambio de hora y el buen tiempo todo son sonrisas. A ver a qué hora cerramos ahora que nos quitan el bozal.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad