Sin palabras

CEnlace al audio
D

Al inicio él vivía sin palabras, percibía el lenguaje de los silencios. Aprendió a confiar en sus ojos, a vislumbrar en las noches las figuras transparentes, despertar a medianoche y meterse debajo del guardarropa, levantarlo a pulso desde la columna vertebral, caminando en la penumbra de la casa, con dirección a un altar escondido, allí jugaba a posar sus dedos en la flama de vela, sin dolor, sin quejidos, fuerte de espíritu, indomable…

Era un niño del espacio, de ángeles guardianes y demonios, de infantes muertos, de luces, galaxias, túneles y exhalaciones, apreciaba los olores que danzaban en el aire, percibía calle, miraba a través de las ventanas, en su condición de no hablante, afinaba los tímpanos y engullía toda vibración. Era todo glándula pineal, contacto extrasensorial, heavy metal, le encantaba la cultura de la radio, era un precoz fan de “Radio Capital”.

Se entendía con esa música, su ritmo, armonía y melodía, todas las tardes se imbricaban las voces en off de Iván Loscher y Plácido Garrido con el olor a café, esperaba “She’s like a rainbow”, era un misterio el porque siempre que sonaba la canción, fijaba su atención en la carátula de un vetusto disco, la imagen de un desolador pueblo gris, con casas muertas, pensaba que allí residían esas notas, por eso insistió tanto aquella nochebuena que le complacieran con su canción favorita, de repente, se escuchó una vieja trova cubana. Epa, Esa no era!!! No entendía el barullo, se armó la sorna al son de sus gustos, y claro, que carajos, él aun vivía sin palabras, nunca se pudo aclarar el malentendido, en realidad, estaba ciegamente convencido que “She’s like a rainbow” habitaba dentro de ese acetato. Carlos Puebla nunca se enteró que lo confundieron con un Rolling Stones.

Dejamos a continuación y con el fin de que el lector pueda situarse un audio de Radio Capital,
Insertamos igualmente a continuación otro audio del locutor Iván Loscher,
Y para los más curiosos, un enlace desde aquí a youtube a un audio de Plácido Garrido.

Texto de Jhonny López, voces de Gisela Angulo, Marisol Guedez y Marta Puente

Compartir en

Deja una respuesta