O miyo primer contauto con l’aragonés

CEnlace al audio
Esquiladores
Foto tomada de la página web de https://salamancartvaldia.es/

Cuan yo teneba sais años, yo bibiya en o bico chodigo d’o miyo lugar, o más poliu de toda redolada. Un bico en d’o las casas yeran de puertas bataleras d’ende lo maitín dica lo lusco. En muitas casas yo ne-yera bién rezibiu, m’en puyaba sin dar garra abiso dica as cozinas d’as bezinas, que cheneralmén, i yeran en a primer u segunda planta d’as casas, nunca no en as plantas baxas, sin dizir ista boca ye miya, y lo beyeban normal.

En las carreras chugabamos con pilotas, y cualsiquier tochet que podebamos pillar. As maís no teneban garra medrana, perque mos ne trobase-nos solencos, yeran avezadas, ye que nunca no pasaba cosa, y yo no solo yera un nino, estarba o fillo d’a Miragros.

Remero como un 30 d’Abril cayoron cuatro didos de nieu y no podie ir to colexio. M’én alcuerdo como cuan plebeba, podeba estar l’augua cayendo dos u tres diyas sin aturar ni de diya ni de nuei, y o sentir d’as canaleras, cayer to sulero d’a catella en d’o yo bibia, un soniu que nunca no ixublidaré.

Cuan fazié siet años, a zigüeña (que poiliu creyer en la zigüeña) seguntes a miya mái, mos ne niba trayer un chirman a la miya chirmana y a yó. Yo ya me podeba sentir mayor. Un diya la miya mái se’n fue a mercar dixando dormiu a lo miyo chirman, mas chiquet, “o caganidos” de bote y boleyo empezipie a plorar como lo fan os ninones cuan sienten que la suya mai no bi ye. Yo que yera o mayor, m’adentre en a cambra d’os miyos país, ta ayoyar a lo ninon que i yera n’a cuna. Ubri o contrabetano d’o balcón ta beyer, y ¡¡que fastio!!  bi a lo miyo chirman con tas las máns untadas de la mierda que se’n eba feito, y peyor encara, adentrándose-ne as máns n’a boca, todas untadas d’o postre.

No remero como lo fazie, prexino que con bella esponcha y augua, o caso ye, que li’n escosque as máns y a boca, y ya no lo dixé dica que benié la miya maí de mercar. Asinas yera a bida per allora, estarba normal dixar un recién naxiu al cudiau d’un nino tamién de siet años.

Cuan fazié güeito años faziemos a comunión, a miya chirmana y yó, los dos de begada, en o mes d’abril (como agora , ixo no ha cambeyau ). Dimpues todos os domingos la miya mai, me i feba amaitinar y dimpues d’escorcar-nos y mudar-nos-ne, mos feba ir solencos a misa, a la miya chimana y yo.

Un domingo dimpues d’a misa, me’n puye ta la falsa en d’o tenebamos o solanar sin cambeyarme de ropa, que lo teneba biedau por a miya maí, ta que no m’emporcara. En o solanar tenebamos de pirinas, palomas, pichóns, coniellos y lo millor, una ambiesta, de tos los tellaus de lo lugar y d’o Moncayo, que me i feba soniar.  Cuan ya me’n canse me meti a baxar la escalera que yera de fusta, agafando-se–me o calzero con tacón alto n’un peldaño, y me’n cayi de bruzes, crebando-me o brazo dreito. La miya maí que me sintie plorar, puyó ascape (que’n yera n’a cozina), y al beyer que me eba cayiu, ni me preguntó, me soltó cuatro morradas, calentando-me bien, dica que paró cuenta que levaba o brazo crebau y torzido, y me lebo ascape ta lo medico.

Ya en plegando l’estiu y con o brazo escayolau,  m’en beniorón as bacanzas y t’ol estiu bi estie con o brazo penchau. De maitín feba debers en la escuela, en d’o yo aprendi a dibidir,  y de tardis en casa de Lola a chugar con os críos de ixe bico, Barrio Berde.

O miyo primer contauto con l’aragonés.

Un diya entornando d’ascuela, en Casa d’a Tiá Maria y lo Tió Guillermo, me’n trobe en o siestro d’a suya casa con unos esquiladors de güellas, creigo que yeran tres. O Tió Guillermo as quitaba d’o corral y las dixaba n’o siestro y os esquiladors, uns chesos pos charraban ta ers, y con o tiyo Guillermo tan-imientres esquilaban, de bella traza, que yo solo podeba entender bella parola u esprixión.  A yo me dixorón narcau, y nunca no lo he podiu ixublidar. Nunca podeba aber ne pensau, que ixa luenga eba yo de querer que n’esta-se miya.

Ir a descargar

Compartir en

Deja una respuesta