A través de tus abismos

Te hubiera aprendido,
Toda la vida hasta mis restos,
Volando entre tus sábanas,
Cada madrugada,
Siempre contigo.

A través de tus abismos,
Despeñándonos por cada suicidio,

De derrota en derrota,
Acompañando tus gemidos.

Te hubiera bebido el llanto,
Mecido tus latidos.

Pero hoy me siento,
Cual juguete abandonado,
Solo, como un mendigo.

No quiero jugar más.

Tengo en los ojos desiertos,
Escarcha en el alma,
Y el corazón con frío.


Me duele todo de tu nada.

Desterrado a un sinsentido.
Busco tu voz que se perdió,
Y no encuentro más que
Silencio en tanto delirio.

Estoy roto, asustado,
Cansado, seco, triste, vacío…
Buscando mi corazón
Entre cantos de sirenas,
En el rincón del olvido.

Compartir en

Deja una respuesta