Pequeño envenenado

CEnlace al audio

Arrankas precio o desprecio al bajo, al necio,
Profunda y deskosida kamisa de once varas,
A fuerza de klavo y golpe ya te han kruzifikado,
Kon palabras ke nunka han enkajado entre tus manos…

Las verdades de tus hijos, las mentiras de tus años…
Podrías derramar algún buen beso, kambiar la filarmonika, por un grupo de barrio…
Saltarte alguna vez esas pintadas… ke kisiste konocer y no konoces…
Bailar menos el agua, saber si eres tan listo komo siempre te has pensado…

Dejar de dar la chapa, volverte más humilde… reírte sin sentido del askazo de tus líos,
Komprar menos especias y vivir en la kazuela…
Junto a todos esos guisos ke te hicieron ser tan vivo…
Kansarte en kada verso, y no soñar los sueños ke otros tantos ya soñaron…

Matar kada deseo y konvertir esos meneos en pekeñas experiencias…
Saliendo al paso… dejando de mirar si el puto vaso esta vacío o medio lleno…
Llenando el alma y olvidando tus deskaros, ke tantos disgustos te han dejado…
No serán los años ni tampoko esos lamentos los ke hagan ke konviertas las dukelas en kontentos…

Somos lo mismo… kon poko más o menos ke kuando éramos más niños,
y kreimos estar cerka de la hora en ke debían darnos premios…
Ke nunka konseguimos, ke siempre nos dijeron ke debíamos más tiempo,
más kastigos, más esfuerzo… Y nunka nos rendimos…

Y sigues en las mismas, un poko más perdido,
Chokando y rebotando entre las piedras,
Volviéndote más tonto y konvenciendo a todo el mundo de tus tumbas…
Matando ese poder kon el veneno de tus venas… dejando entrever ke te distancias de tu vida…

Y te arrastras por un beso, por un atardecer bien abrigado entre tus brazos y tus pechos,
Soñando estar despierto y no soñando… Dejando a medio paso la aventura de vivir medio deskalzo,
Pero libre y sin deskanso… igual ke kuando todo komenzaba…
Kuando solo una razón te hacía viejo… y no kostaba demostrar ke estaba klaro…
Ke akabarías kon tus manos destrozadas, de dar los puñetazos,
Ke akabaste por pintar en tus kostados…

Hoy somos risas, mañana demasiados…
y pasado kambiaremos nuestra prisa por estúpidos manteles kon dibujos estampados…
Viejos, sucios y olvidados… y encima destrozados…
Y poko a poko kon años más kansados y a la vez desengañados…
Podrías konvertirte en un palacio de jardines adornado…
Pero siempre se verá tu chabolismo akomplejado…
Luchando por no estar tan derrotado…
“pekeño envenenado”.

Pedro Chanka, texto y voz.

Nani Moliner, guitarra española

interpreta Murmures de María Liennemann

Compartir en

Deja una respuesta